LO QUE HACES CON ESFUERZO LO HACES desde el EGO.




Algunas personas sienten que en sus vidas hay cosas difíciles, agotadoras,

agobiantes, duras, que tienen que hacer y que de todas maneras les toca hacer.

Ese sentir genera en ellas un gran esfuerzo en lo que realizan. Y es que

seguramente en sus casas oían decir a sus padres o familiares expresiones como

“todo esto lo hago por ustedes”, “me mato trabajando para que lo tengan todo”, “la

vida requiere de mucho esfuerzo”, “lo que no tiene esfuerzo no vale”, “todo este

esfuerzo lo hago para que ustedes estén bien”. Y frases por el estilo.


De esas frases repetidas a diario, comenzó a generarse la idea de que “esforzarse y sufrir, es meritorio”. La aplicamos de manera no muy consciente, claro, pues nadie es tan tonto como para hacerlo con plena claridad. Practicar esa idea en la cotidianidad hace que las personas no puedan disfrutar las actividades de su día, y el resultado es: la vida es una carga.


Es necesario descubrir el origen de esa creencia y tomar la decisión consciente de despedirse de ella, de lo contrario, todo lo que hagan lo van a vivir como una carga y ello genera cansancio, malestar y desmotivación. Se necesita darse cuenta de cómo el ego aprendió esa conducta para recibir aprobación de los demás y de querer satisfacer necesidades ajenas.


Es por eso por lo que el ego no resuelve la situación. El ego está más interesado en crear conflicto con nosotros mismos y con los demás. El ego, o la idea falsa de creer que si somos buenos y complacientes, somos felices, nos envuelve en el sufrimiento. No resuelve, sólo quiere que sigamos atascados, aburridos y con desesperanza.


Si aprendemos que hay cosas que “tenemos que hacer” y lo hacemos con apatía, queja, desánimo, pereza, rabia, o cualquier otra actitud o emoción limitante, nos sentiremos muy mal. De esta manera convertimos algunas tareas como un “esfuerzo”, esfuerzo que se convierte en sufrimiento. Nos justificamos diciendo: la vida sin esfuerzo no es posible. Es una justificación, no siempre es así.


Esa es la equivocación. Nada requiere esfuerzo si lo que hacemos lo vivimos desde el amor. El amor auténtico, incondicional y solidario. No el amor romántico y sensiblero. Así podemos realizar las tareas con disciplina, compromiso, y responsabilidad, para ser felices y lograr el éxito que buscamos. Es a aprender a vivir con gratitud, ganas y amor.


Sandra Isabel




Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square

Calle 142 No. 19a - 17, Bogotá | bautistasandraisabel@gmail.com | Cel:  321 293 85 67 | Ofc: 318 493 7740

© 2017 Todos los derechos reservados. By @fotopixelcolombia

  • Gris Icono de YouTube
  • White Facebook Icon
  • White Instagram Icon