EN NUESTRAS MEJORES VERSIONES TAMBIÉN SE CAMUFLA EL EGO


Parece ser un común denominador de la vida, que a medida que pasa el tiempo, sentimos que nos vamos convirtiendo en una mejor versión de nosotros mismos, pues hemos desarrollado más habilidades, recorrido caminos, vivido experiencias, varias veces nos hemos perdido, equivocado, hemos acertado y también hemos errado y todo esto nos hace más fuertes, humildes y seguramente nos permite sentir a Dios de más formas en nuestro diario vivir.

Y como todo esto maravilloso nos ha venido ocurriendo, y cuando digo maravilloso incluyo los momentos difíciles, dolorosos y oscuros, pensamos que somos esa mejor versión y esto realmente es cierto, porque hemos renunciado a muchos comportamientos nocivos, actitudes destructivas, creencias limitantes, miedos y hemos ido resolviendo asuntos.

Sin embargo, surgen conflictos, mal entendidos y dificultades en las relaciones que nos invitan a reflexionar: con todo y lo que he cambiado y transformado, aún siguen llegando cosas que me cuestan y aspectos que creí no pasarían más ¿cómo puede ser esto posible?

Pues bien, nuestra última mejor versión, es tan reciente, que es incluso nueva para nosotros mismos y solamente ante estas situaciones difíciles o desconcertantes es que podemos empezar a preguntarnos ¿ahora cómo está actuando mi ego? Creí que ya no estaba expresándose, sin embargo, estoy ante momentos difíciles conmigo mismo y con los demás, así sea ocasionalmente.

Bueno, la noticia es que el Ego se las arregla para infiltrarse y ver de qué manera se vuelve “invisible” hasta para nosotros mismos. A esto lo he llamado, la forma que tiene el Ego de camuflarse.

Así como todo lo que se camufla, en algún momento se mueve y no pasa desapercibido, así mismo el ego se manifiesta a través de algunos movimientos o sacudidas en nuestra vida y aunque lo que menos quería era hacerse notar para seguir como un infiltrado, si estamos despiertos, nosotros podemos aprovechar ese mal momento o desacierto para desenmascararlo.

Una de las principales señales para detectar esta situación son nuestras emociones, ellas nos empiezan a mostrar que lo que está ocurriendo en nosotros no nos hace sentir bien. Si estamos dormidos, vamos a elegir no sentirlas, ignorarlas o creer que las podemos desaparecer si nos ponemos “a hacer cosas”, pero si estamos despiertos nos invitarán a detenernos, escuchar y empezar a caminar en el laberinto de descubrir que es lo que hay detrás de esa emoción y a medida que nos acercamos encontraremos pistas que nos acercan a la meta.

Para caminar en este laberinto necesitamos a nuestras amigas, las virtudes y en cada momento unas serán invitadas de honor y otras acompañantes y viceversa. Aprendamos a confiar a que sabremos elegir las que correspondan para cada situación, sin embargo, hay unas que suelen ser constantemente imprescindibles, según mi percepción.

Estas son: LA VALENTíA, LA HUMILDAD, LA FUERZA INTERIOR y EL AMOR.

VALENTÍA para detectar y aceptar que algo más podemos cambiar y transformar en nosotros mismos, HUMILDAD para reconocerlo ante los demás y ante nosotros FUERZA INTERIOR para avanzar y AMOR para permitirnos SANAR, PERDONAR Y TRANSFORMAR.

La invitación es a seguir trabajando en ser constantemente esa mejor versión de nosotros mismos de una manera DESPIERTA para detectar las nuevas formas en las que el ego intentará camuflarse y prepararnos para iniciar infinitas veces más las formas de reconocerlo, detectarlo y superarlo, eligiendo ver las enseñanzas que nos deja y las formas que tiene de ayudarnos para darnos cuenta del camino que verdaderamente queremos recorrer.

Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square

Calle 142 No. 19a - 17, Bogotá | bautistasandraisabel@gmail.com | Cel:  321 293 85 67 | Ofc: 318 493 7740

© 2017 Todos los derechos reservados. By @fotopixelcolombia

  • Gris Icono de YouTube
  • White Facebook Icon
  • White Instagram Icon